jueves, 24 de marzo de 2011

Usuarios y consumidores online, adictos a las redes sociales


¿Cuándo te levantas, inicias tu sesión en Facebook? ¿Te acuestas mirando tu iPhone o teléfono móvil? ¿Son actitudes recurrentes? Si tu respuesta es afirmativa, entonces eres un adicto a los medios de comunicación social, pero no en el sentido jocoso, sino en el grave.

Los nuevos medios de comunicación social son muy beneficiosos por todo lo que nos reportan, pero también pueden ser dañinos cuando se crea una adicción a ellos, algo que sucede principalmente, con Facebook, según una investigación realizada por Internet Time Machine.

Todos conocemos a alguien, si no nos sucede a nosotros mismos, que debe revisar su Facebook cada cinco minutos y participar en forma permanente en ellas, sin límites de horarios, ni de ningún otro tipo.


Pues Facebook ha ocupado el puesto número 16 en las adicciones del mes de febrero, con más de 121.800 millones de menciones, en un estudio que investigó todos los días las tendencias claves en más de 55 millones de fuentes. Si la posición que ocupó da para comenzar a preocuparse, el saber que el cigarrillo ocupó el número 21 con 340.700 mencionas, agrava mucho más la situación.

Cheryl Kirstein, docente de psicología de la USF, ha encontrado muchas similitudes entre el uso extremo de medios de comunicación con otras conductas adictivas. “La adicción en general, es la dependencia de algún tipo de droga o entrada para el cerebro que crea deseo o necesidad de lo que sea, nicotina, alcohol, droga e incluso hablar con tus amigos en forma permanente en Facebook y Twitter”, expresó.

La previsión de las cosas buenas, como ser beber alcohol o anhelar leer los comentarios que hemos recibido en Facebook, libera la dopamina, una sustancia placentera para el cerebro. “Sólo el despertar y pensar en querer comprobar qué nos han escrito en Facebook, impulsa los patrones de comportamiento y la respuesta neuroquímica, con lo que la dopamina se dispara”.

Un estudio realizado el año pasado llamado “Tu cerebro en Facebook”, comparó la actividad eléctrica del cerebro de los participantes durante el uso de Facebook, con la respuesta mientras ven la televisión o leen libros o sitios de noticias.

“Cuando se ven obligados a tomar una decisión rápida, los participantes tienden a admitir que Facebook es muy adictivo, muy personal y también muy útil”.

Mark Goldman, también docente de psicología de la USF, avaló esta idea expresando que es necesario “identificar el conjunto de personas que están en duda sobre adicción, y ello se obtiene al evaluar cuándo se convierte en un problema frente al uso legítimo de su tiempo”.

Ve una posible relación en el comportamiento de repetir, causado por las recompensas psicológicas que se obtienen. “Es lo mismo que sucede con el alcohol, las drogas o los juegos de azar”, sentenció.