martes, 21 de enero de 2014

¿Por qué Comenzar es Más Importante que Tener Éxito?

Emprender implica valor. Valor ante la incertidumbre, valor ante el fracaso, valor en perseguir el éxito, pero ante todo implica valor para dar forma a una ilusión, a una idea, a un proyecto. Como os dije intentaré dedicar semanalmente un post a la motivación.
Tenemos ejemplos a nuestro alrededor, modelos de Emprendedores de éxito que con sus testimonios y trucos para motivarse y dar lo mejor de si mismos, nos ofrecen consuelo y lugares comunes en nuestra lucha por sacar adelante proyectos.
Por eso os he traducido este post de James Clear – Emprendedor y Fotógrafo que ha recorrido medio mundo y comparte sus Experiencias en su Blog - . Me gusta cómo enlaza el deporte con la vida empresarial y así coger técnicas para afrontar la rutina, la incertidumbre … Y ante esos días en los que deseamos abandonar, en los que tenemos la creatividad de un tormo del campo o simplemente no encontramos las agallas de empezar nuestro sueño.
Aquí tenéis el primer consejo: ¿Qué tal si comienzas por empezar?:
En 1991, Lindsay Davenport jugó su primer partido de tenis profesional. Tenía 15 años.

Durante los siguientes 20 años, Davenport pasaría a tener una de las mejores carreras profesionales en tenis de la historia reciente. Ganó tres títulos de Grand Slam diferentes. Ganó la medalla de oro olímpica en 1996. Fue la tenista número 1 en el mundo en ocho ocasiones diferentes. En total, Davenport ganó más de $ 22 millones en premios a lo largo de su carrera.
Tuve la oportunidad de conocer a Davenport en el Abierto de EE.UU. de 2012. Más tarde esa noche, ella atendió a algunas preguntas de nuestro grupo y le pregunté lo siguiente:
“Lindsay, los deportes pueden enseñar a la gente un montón de lecciones. ¿Qué lecciones has aprendido durante tu etapa como jugadora profesional de tenis que no aprendiste como amateur?”
Para ser sincero, tenía una motivación personal es esa pregunta. Jugué al béisbol en la universidad, pero no como profesional. Así que quería saber: “¿Qué me había perdido?”
La primera respuesta de Davenport fue hablar de cómo tuvo que crecer rápido. Mencionó el poder de los medios de comunicación y la necesidad de aprender a vivir su vida delante de una multitud. Pero luego cambió de marcha y habló de mejorar en su oficio y las lecciones de la competencia, el trabajo duro y la perseverancia. Esas cosas, dijo, fueron aprendidas mucho antes de que ella se convirtiera en una profesional.
En otras palabras, para aprender lo que es vivir como un atleta profesional, tienes que ser un atleta profesional. Pero para aprender las lecciones de la práctica de un deporte, sólo tiene que practicar su deporte.
La excelencia no es necesaria para el crecimiento
Nuestro mundo está cada vez más obsesionado con la comparación y validación. El estilo de pensamiento se está volviendo peligrosamente común es “Si no puedes ser el número uno o el número dos, entonces es mejor que no juegues en absoluto.” (Esta creencia era de hecho proclamada en mi programa de MBA, lo cuál puede o no sorprenderte).
Pero de acuerdo con Davenport, no necesitas ser un profesional para aprender las lecciones más importantes de los deportes. Sólo tienes que reventarte el culo como un atleta, sin importar el nivel al que estás jugando. Yo diría que es de esa manera en el resto de la vida también. El dominio de tu arte no es tan importante como empujarte a ti mismo.
Para decirlo de otra manera, aprenderás más del proceso de búsqueda de la excelencia que de los productos de su realización.
Es más importante empezar, que tener éxito
“Creo que mucho de lo que la gente llama inteligencia sólo se reduce a la curiosidad” - Aaron Swartz
¿Qué pasa si la opción de ser curioso era todo lo que se requiere para ser más inteligentes, más fuertes y más hábiles? ¿Y si la voluntad de intentar algo nuevo, incluso si te resulta incómodo, era todo lo que se necesitaba para comenzar la lenta marcha hacia la grandeza?
¿Eres lo suficientemente curioso para ir al gimnasio y probarlo, incluso aunque te veas estúpido?
¿Estás dispuesto a ser vulnerable y poner tu piel en el juego para iniciar tu propio negocio?
¿Eres lo suficientemente ansioso por mejorar tu trabajo que batallarás a través de la frustración de la producción de algo mediocre?
Todo se reduce a esto: Si vas a terminar siendo el mejor o el peor, ¿Estás dispuesto a empezar?
Cuanto más veo las cosas de esta manera, más me convenzo de que la disposición a comenzar es la cosa más insignificante en la vida que marca la mayor diferencia.
Da un paso en el campo. Ponte de pie en la reunión. Levanta la mano en clase.
Camina hasta el podio. Haz la primera pregunta.
Tomar un riesgo, empieza a trabajar y a aportar algo. Para tu equipo, a tu familia, a tu trabajo, a tu comunidad. Termines o no siendo el número uno en el mundo es irrelevante. La mayor parte del tiempo, el valor que proporcionas no es tan importante como empujarte a ti mismo para proporcionarlo. Esto es especialmente cierto al principio.
Tener el coraje de empezar es más importante que tener éxito porque las personas que constantemente comienzan algo son los únicos que pueden llegar a terminar nada.
Comenzar : La vida no es un ensayo
A menudo escribo sobre lo que significa vivir una vida sana. No puedo pensar en ninguna habilidad más importante para la búsqueda activa de una vida sana que la voluntad de comenzar. Todo lo que significa una existencia feliz, saludable y plena – relaciones fuertes, creatividad, el trabajo valioso, un estilo de vida física, etc – todo requiere una disposición a empezar una y otra vez.
Toma nota: Ser el mejor no es requisito para ser feliz o sentirte satisfecho, pero estar en el juego es necesario.
La vida no es un ensayo general. Sólo una persona vive bajo el foco principal, pero todos se benefician de pisar el escenario.
¿Qué etapa vas a iniciar ? ¿A qué juego vas a jugar? ¿Cómo empezarás?