lunes, 26 de agosto de 2013

Pequeños negocios grandes oportunidades

Es preferible ser un pez grande es una pecera pequeña que un pez pequeño en una pecera grande, esta es una gran verdad cuando de negocios se trata, si buscas una idea de negocios lo difícil será tomar una fácil de desarrollar que no sea explotada ya.
Y de hecho si algo es fácil ten la certeza que mucha gente ya debe estarse ocupando de aquello a menos que sea algo muy poco conocido y es aquí en donde entramos a lo que se denominan micronichos de mercado, una idea que se ha hecho muy popular en internet y es que los micronichos muchas veces no tienen competencia de calidad porque han sido ignorados por otras personas que buscaban nichos más grandes.
Son las necesidades desatendidas las que pueden dar origen quizá no a un gran negocio pero si a un negocio rentable y quizá esta rentabilidad sea suficiente para conseguir un buen ingreso extra o lograr libertad financiera si la necesidad desatendida era generalizada.
En internet existe una ventaja y es el hecho de que en internet facilita el contacto por lo que podríamos llegar a satisfacer necesidades desatendidas de personas que se encuentran en diferentes países, obviamente esto dependerá también de la naturaleza de nuestro producto o servicio.
Buscando ideas generales para dar un ejemplos podríamos indicar:

  • Ofrecernos como traductores de textos a algún otro idioma que dominemos a bajo costo.
  • Abrir un portal de anuncios en Republica Dominicana.
  • Crear un Blog de Desarrollo Personal Cristiano.
  • Crear una aplicación que ayude a la productividad.
  • Si vives con alguna enfermedad, dolencia o alguna situación particular que poco común pero que muchos en el mundo pueden estar viviendo podrías crear una bitácora explicando como enfrentas diariamente tu situación.
Todos estos ejemplos son tomando en cuenta el uso de internet, pero igualmente pueden existir necesidades desatendidas locales como por ejemplo:
  • Un buen local para comer comida vegetariana.
  • Una biblioteca de Desarrollo Personal de pago.
  • Enseñanza de algún arte marcial conocido pero poco ofertado.
Al escribir un poco este artículo se me viene a la mente Fraser Doherty un adolescente de 14 años que se le ocurrió vender mermeladas caseras saludables con la receta que le había enseñado su abuela, en este último caso no fue tanto una necesidad desatendida, sino una necesidad que fue atendida de forma diferente de tal forma que se volvió rentable.