jueves, 14 de abril de 2011

Empresas fantasma

Las empresas fantasma son otros de los problemas que afronta el colectivo de autónomos, y según la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos, (ATA), existirían un millón de estas empresas, que traen diferentes dificultades.
La denuncia de ATA se enmarca en la lucha y Plan Contra la Economía Sumergida. Este millón de empresas fantasma, actualmente no están cotizando a la Seguridad Social así como tampoco cumplen con el pago de impuestos a Hacienda, elevando más los costes que genera la economía sumergida.
Entre los sectores que más captan a las empresas fantasma, se encuentran los sectores de la construcción y del transporte entre los que sobresalen.

La dificultad que surge ante la actual hola de inspecciones, es que no pueden ser detectadas debido a que no presentan direcciones y a la vez contribuyen a la crisis dentro del colectivo de trabajadores autónomos, esto implica que los que hacen las cosas correctamente deban asumir los costes que no pagan las empresas fantasma.
Además de lo que implica este tipo de empresas, también generan contrataciones irregulares, perjudicando a los trabajadores que no pueden tener sus derechos debidamente.
También debería de mejorarse el sistema de capitalización de las prestaciones por desempleo a la vez que se incremente el pago único al 100 % de prestación, aunque con la modificación que permita fraccionar el pago y que impuse el autoempleo. De esta forma los beneficiarios lograrían percibir el 80% del pago único y el otro 20% dentro de 6 meses.
Ante ello desde ATA se impulsa una fuerte inspección y aplicar medidas para luchar contra la economía sumergida, como es la de profundizar la inspección y un mayor control entre los preceptores de prestaciones o de subsidios, y de las prejubilaciones.
También se debería de aplicar campañas de sensibilización para generar una concientización social respecto a este tipo de prácticas irregulares.
Por otro lado se debería de ofrecer una bonificación del 50% de la cotización a la Seguridad Social para los trabajadores que cotizando en el Régimen General se lleguen a dar de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), como otras de las medidas.
Fuente: Europapress y Eleconomista